En el amor a veces las palabras sobranGleiny & Alex | Boda en Coco Bichelas miradas bastan.

Habíamos estado en Montería para el matrimonio de Triny y Blas y nos había fascinado con sus paisajes y sus atardeceres, en medio de esa hermosa sabana cordobesa  (oh si… mi llano querido tiene competencia fuerte!).  Pero ahora que volvimos para conocer personalmente a Gleiny y Alex, Montería nos volvía a mostrar su lado más encantador: la amabilidad de su gente.

Y es que compartir toda una jornada con las familias y amigos de Gleiny y de Alex, mientras se iban preparando para dar el sí, nos permitió ver que el amor no solo estaba entre ellos dos, sino también entre todos los miembros de la familia.  Risas, consejos, abrazos y besos fueron los protagonistas de esta boda y eso la hizo única.  Siempre hay estrés, siempre hay algo que sale diferente a como lo planeas, pero cuando tratas de dejar todo ello a un lado, se puede disfrutar plenamente del día tan esperado.

Algo que jamás olvidaremos será el maravilloso trato que nos dio toda la familia… y lo divertidos que son!  Una fiesta que se gozaron por completo, pues desde los más jóvenes hasta los mayores, no hubo nadie que no se parara a bailar y celebrar el amor entre Gleiny y Alex.  Pero mejor aún, fue ver la química entre ellos dos: una mirada podía decirlo todo.  Sí: en el amor – a veces – las palabras sobran, las miradas bastan.

Para esta hermosa pareja, que nos permitió volver a Montería y disfrutar de una noche de sabana y porro, mil bendiciones en su nueva vida.  Que cada despertar, cada abrazo, cada beso y cada detalle siga siendo un motivo para sonreír y dar gracias por tenerse el uno al otro.

 

 

 

Guardar

Pin It on Pinterest

Share This

Share this post with your friends!